Descubre millones de libros electrónicos, audiolibros y mucho más con una prueba gratuita

Solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar en cualquier momento.

Viajes por España
Viajes por Filipinas
De Madrid a Nápoles
Serie de libros electrónicos30 títulos

Historia-Viajes

Calificación: 3.5 de 5 estrellas

3.5/5

()

Información sobre esta serie

Historia natural y moral de las Indias, cuya primera edición apareció en Sevilla en 1590, es un tratado, de José de Acosta, que contiene siete libros, los cuatro primeros dedicados a la historia natural y los tres últimos a la historia moral, es decir, a las costumbres y hechos de los indios.
Para su Historia natural y moral de las Indias. Acosta utilizó las observaciones que había ido reuniendo durante más de dos décadas en América, así como materiales procedentes de escritos de otros autores. En el prefacio dedicado al lector, Acosta nos habla sobre la finalidad de su obra:
Del nuevo mundo e Indias Occidentales han escrito muchos autores diversos libros y relaciones, en que dan noticia de las cosas nuevas y extrañas, que en aquellas partes se han descubierto, y de los hechos y sucesos de los españoles que las han conquistado y poblado. Mas hasta ahora no he visto autor que trate de declarar las causas y razón de tales novedades y extrañezas de naturaleza, ni que haga discurso o inquisición en esta parte; ni tampoco he topado libro cuyo argumento sea los hechos e historia de los mismos indios antiguos y naturales habitadores del nuevo orbe.
A la verdad ambas cosas tienen dificultad no pequeña. La primera, por ser cosas de naturaleza, que salen de la Filosofía antiguamente recibida y platicada; como es ser la región que llaman tórrida muy húmeda, y en partes muy templada; llover en ella cuando el Sol anda más cerca, y otras cosas semejantes. Y los que han escrito de Indias Occidentales no han hecho profesión de tanta Filosofía, ni aun los más de ellos han hecho advertencia en tales cosas. La segunda, de tratar los hechos e historia propia de los indios, requería mucho trato y muy intrínseco con los mismos indios, del cual carecieron los más que han escrito de Indias; o por no saber su lengua, o por no cuidar de saber sus antigüedades; así se contentaron con relatar algunas de sus cosas superficiales.
La obra se compone de siete libros, cada uno de ellos con una veintena larga de capítulos, de cincuenta páginas de promedio.

- Los dos primeros son libros que hablan del marco geográfico en el que los viajeros españoles habían descubierto,
- los dos segundos tratan de historia natural y los tres últimos de los desafíos sociales y culturales indígenas de las dos regiones más importantes del continente: La Nueva España y el Perú. La excepcional calidad de este escrito explica la gran difusión de la que ha gozado gracias a las numerosas reediciones y traducciones.
Historia natural y moral de las Indias no está exenta de polémica a partir de la acusación de plagio al padre Juan de Tovar, autor de la Relación del origen de los indios que habitan en la Nueva España según sus historias, también conocida en una de sus versiones como Origen de los mexicanos.
Actualmente, gracias a la infatigable labor de muchos investigadores, nadie duda ni cuestiona la autenticidad del volumen del padre Acosta.
IdiomaEspañol
EditorialLinkgua
Fecha de lanzamiento1 abr 2019
Viajes por España
Viajes por Filipinas
De Madrid a Nápoles

Títulos en esta serie (41)

  • De Madrid a Nápoles

    7

    De Madrid a Nápoles
    De Madrid a Nápoles

    De Madrid a Nápoles es un gran libro de viajes. En él se narra el itinerario que se indica en el título, que llevó a Pedro Antonio de Alarcón a recorrer Francia, Suiza e Italia. Sus minuciosas descripciones de lo cotidiano y de lo insólito han hecho de este libro una referencia de este género. Fragmento de la obra I. Marsella El día 29 de agosto de 1860, a las ocho y media de la noche, salí de Madrid en el tren-correo con dirección a Valencia, a donde llegué al día siguiente a las doce de la mañana. Valencia era para mí una antigua conocida y hasta una amiga si queréis. Por otro lado, yo la he descrito ya muchas veces en prosa y verso. Haré, pues, esta vez lo que hice aquel día; que fue entrar por una puerta y salir por otra, después de haber visado mi pasaporte en el consulado de Francia y de haber tomado mi pasaje en el vapor Philippe-Auguste, de las Mensajerías Imperiales, que debía partir aquella tarde para Marsella. A eso de las cinco encontrábame ya a bordo. Tomé posesión del camarote en que había de vivir dos días, y subí sobre cubierta a hacer lo que hace toda persona bien nacida cuando abandona su patria: a mirarla con ojos de amor hasta perderla de vista. A las seis levamos anclas y el vapor se puso en movimiento. La mar estaba tranquila…, el Sol se había hundido tras el cabo de la Nao… Yo pensé en lo que se piensa y sentí lo que se siente en momentos semejantes. Bendije con la intención patria, familia y amigos, y cuanto dejaba en pos de mí…, y la campana me llamó a comer. Encogime de hombros y penetré en el salón de popa.

  • Viajes por España

    11

    Viajes por España
    Viajes por España

    Viajes por España. Pedro Antonio de Alarcón Fragmento de la obra "Una visita al Monasterio de Yuste I Si sois algo jinete (condición sine qua non); si contáis además con cuatro días y treinta duros de sobra, y tenéis, por último, en Navalmoral de la Mata algún conocido que os proporcione caballo y guía, podéis hacer facilísimamente un viaje de primer orden —que os ofrecerá reunidos los múltiples goces de una exploración geográfico-pintoresca, el grave interés de una excursión historial y artística, y la religiosa complacencia de aquellas romerías verdaderamente patrióticas que, como todo deber cumplido, ufanan y alegran el alma de los que todavía respetan algo sobre la tierra… Podéis, en suma, visitar el Monasterio de Yuste. Para ello… (suponemos que estáis en Madrid) empezaréis por tomar un billete, de berlina o de interior, hasta Navalmoral de la Mata, en la "Diligencia de Cáceres" —que sale diariamente de la calle del Correo de ésta que fue corte, a las siete y media de la tarde.

  • Viajes por Filipinas

    20

    Viajes por Filipinas
    Viajes por Filipinas

    Viajes por Filipinas es un libro de Juan Álvarez Guerra escrito en 1871 por encargo del gobernador general de Filipinas, Rafael Izquierdo. Esta obra contiene datos relevantes de carácter etnográfico, geográfico, histórico y político. Juan Álvarez Guerra escribió tres libros de viajes sobre las islas. El primero lo tituló Un viaje por Oriente. De Manila a Marianas, publicado en Madrid en 1872 y reeditado en 1883 y 1887. Lo dedicó al general Rafael Izquierdo, gobernador general de Filipinas de 1871 a 1873, que le había encomendado un viaje científico por el Pacífico del que nació el libro. El segundo fue Viajes por Oriente. De Manila a Tabayas, publicado en Madrid en 1878 y reeditado en 1887. Dedicado al político progresista Cristino Martos. Y, finalmente, Viajes por Filipinas. De Manila a Albay, publicado en Madrid en 1887 y dedicado al político liberal-conservador Germán Gamazo, que había sido ministro de Ultramar. La experiencia filipina convirtió a Álvarez-Guerra en uno de los máximos conocedores en su tiempo de la realidad y la cultura de esas islas. A mediados de 1887 se encargó, como comisario regio, de organizar una exposición sobre Filipinas. Para esa muestra llegaron desde Manila cuarenta y tres personas indígenas, acompañadas de 4.000 plantas, dos toros, siete venados, varias serpientes, un carabao… La exposición la inauguró la reina Maria Cristina el 30 de junio de ese año. Álvarez-Guerra preparó una instalación especial con las piezas y recuerdos de su colección particular que fue muy comentada por la prensa y los asistentes: libros sobre Filipinas, tejidos, bordados, una colección de moluscos, muestras de cuatrocientos tipos de madera, armas, etc.

  • Tobías, o La cárcel a la vela: Producción americana escrita en los mares del Sur

    12

    Tobías, o La cárcel a la vela: Producción americana escrita en los mares del Sur
    Tobías, o La cárcel a la vela: Producción americana escrita en los mares del Sur

    En Tobías, o La cárcel a la vela. Producción americana escrita en los mares del Sur Juan Bautista Alberdi narra las peripecias de un viaje de regreso a Argentina desde Europa, pasando por Francia, España y Cuba. Juan Bautista Alberdi escritor y político argentino, nació en Tucumán el 29 de agosto de 1829 y falleció en París el 19 de junio de 1884. Siguió estudios de Derecho, graduándose en 1840 como abogado en Montevideo. Más tarde viajó por Europa y Chile, donde se estableció para ejercer su profesión en la ciudad de Valparaíso. Como escritor ejerció una considerable influencia en las instituciones políticas argentinas. En 1852 escribió Bases para la organización política de la Confederación Argentina, cuyos puntos de vista se consideraron en la redacción de la Constitución argentina de 1853. Posteriormente fue nombrado consejero del Gobierno del general Urquiza y representante plenipotenciario de Argentina en las legaciones de París, Madrid y Londres, donde fue el artífice de importantes convenios.

  • Viajes y descripciones

    13

    Viajes y descripciones
    Viajes y descripciones

    Viajes y descripciones es un relato breve que transcurre a bordo de un velero y narra las peripecias de un viaje de regreso a Argentina desde Europa, pasando por Francia, España y Cuba. Juan Bautista Alberdi pocas veces se entrega en sus viajes. Los describe con palabras apasionadas, pero sin que la pasión eclipse la reflexión del pensador. De tal forma, en estos viajes se reflejan los dos aspectos de la personalidad de Alberdi: la del literato y la del pensador.

  • Derroteros y viajes a la ciudad encantada

    22

    Derroteros y viajes a la ciudad encantada
    Derroteros y viajes a la ciudad encantada

    Pedro de Angelis publicó en 1836 Derroteros y viajes a la Ciudad Encantada, o de los Césares, que se creía existió al sur de Valdivia. Angelis recopiló una gran cantidad de crónicas que dan una idea de una ciudad inventada, un paraíso perdido, un nuevo El Dorado Austral. En su introducción Angelis, nos acerca a su visión personal sobre algunos aspectos oscuros de la época colonial… Bajo el imperio de estas ilusiones, acogían todas las esperanzas, prestaban el oído a todas las sugestiones, y estaban siempre dispuestos a arrostrar los mayores peligros, cuando se les presentaban en un camino que podía conducirlos a la fortuna. Es opinión general de los escritores que han tratado del descubrimiento del Río de la Plata, que lo que más influyó en atraerle un número considerable y escogido de conquistadores, fue el nombre. Ni el fin trágico de Solís, ni el número y la ferocidad de los indígenas, ni el hambre que había diezmado a una porción de sus propios compatriotas, fueron bastantes a retraerlos de un país que los brindaba con fáciles adquisiciones. La presente antología contiene además, textos de Pedro Lozano, Silvestre Antonio de Roxas, José Cardiel, Ignacio Pinuer y Agustín de Jáuregui.

  • Diario de un reconocimiento de las guardias y fortines

    43

    Diario de un reconocimiento de las guardias y fortines
    Diario de un reconocimiento de las guardias y fortines

    Félix Azara realizó el Diario de reconocimiento de guardias y fortines que guarnecían la línea de frontera de Buenos Aires a pedido de Melo de Portugal, con quien había mantenido una buena relación durante su larga estancia en el Paraguay cuando éste era por entonces su gobernador. La máxima autoridad del virreinato del Río de la Plata, por medio del oficio del 29 de Febrero de 1796, exponía los motivos de la misión y las plazas que componían la expedición: «…procédase a hacer un prolijo reconocimiento de toda la frontera y sitios más adecuados a fundar las poblaciones según lo mandado por Su Majestad, a cuyo fin comisiono, con todas las facultades respectivas, al Capitán de Navío de la Real Armada, don Félix de Azara, en calidad de Comandante General de esta expedición…» Concretamente, la expedición duró desde el 17 de marzo al 24 de abril de 1796, o sea, cuarenta y cuatro días, e hizo el periplo siguiente: Buenos Aires (puente de Márquez, San Isidro), Guardia de Luján-Fortín de Areco, Guardia de Salto-Fuerte de Rojas-Fortín de Mercedes (Cabeza de Tigre, Santa Fe), Fortín de Melincué (Santa Fe) y de allí durante dieciocho días siguiendo casi siempre la línea del río Salado hasta la Guarda de Chascomús para seguir el derrotero hasta la Guardua de Ranchos-Guardia del Monte Fortín de Lobos y por último el Fortín Navarro. En el Diario de reconocimiento de guardias y fortines Azara señalaba que la política en relación a la frontera debía ir de la mano de una política de poblamiento para que de esa manera, con una eficaz defensa de los aborígenes de la región, fuera aprovechable la riqueza de la campaña, la protección de las haciendas y de la capital del virreinato rioplatense.

  • La Alpujarra

    10

    La Alpujarra
    La Alpujarra

    Pedro Antonio Alarcón escribió varios libros de viajes y entre ellos La Alpujarra (1873), en que describe las costumbres, historia y tradiciones de esa región de España, y hace énfasis en los conflictos de los moriscos de la Alpujarra durante la rebelión que provocó la expulsión de éstos. Este libro no es solo un recorrido por la geografía de la Alpujarra, es también una arqueología en la historia y las leyendas moriscas de la región. Otros libros de Linkgua refieren la historia de esta región de España: Guerra de Granada; Historia de la guerra de Granada; Aben Humeya o La rebelión de los moriscos y Rebelión y castigo de los moriscos.

  • Diario de la navegación

    42

    Diario de la navegación
    Diario de la navegación

    El Diario de la navegación y reconocimiento del río Tebicuary es uno de los varios de libros de viajes que escribió Azara. Sus trabajos dedicados a establecer, de forma científica, las fronteras entre las colonias españolas y las portuguesas. Esta actividad aparece también, entre otros textos suyos, en su Correspondencia oficial. Félix Azara estudió la geografía de Sudamérica y esclareció en sus mapas el curso de ríos y el lugar de montañas. Antes de él, aquellos territorios habían sido meramente indicados, en mapas inexactos, por los expedicionarios de los primeros tiempos de la Conquista de América. En la Introducción de Pedro de Angelis, al Diario de la navegación y reconocimiento del río Tebicuary de Félix de Azara se comenta en detalle la relevancia de este libro: «Tres siglos de negociaciones y tratados no bastaron a poner de acuerdo las Cortes de Madrid y Lisboa sobre el deslinde de sus colonias, y estas cuestiones, que habían empezado con su dominación en América, no terminaron con su decadencia. Cada paso que daban, aumentaba las dudas y hacía más difícil su resolución; porque carecían de un conocimiento exacto de las localidades, ni podían adquirirlo por falta de documentos. Después de haber conferenciado en Tordesillas, en Badajoz, en Lisboa, en Utrecht, sin poder llegar a un avenimiento, y dejando en toda su obscuridad el espíritu de las concesiones hechas por Alejandro VI en su famosa bula de 1593, volvieron las dos potencias a negociar en Madrid y en San Ildefonso, por los años 1750 y 1777. La causa que había paralizado el primero de estos tratados, había desaparecido con la expulsión de los Jesuitas, y todo anunciaba una fácil y pronta ejecución del segundo. La Corte de Madrid, que había acreditado siempre celo y lealtad en el cumplimiento de sus promesas, nombró comisarios para que, de acuerdo con los portugueses, trazasen la nueva línea divisoria; y se apresuró a dar todas las instrucciones que creyó necesarias para dejar cumplidas las últimas estipulaciones. Estos trabajos geodésicos, que abrazaban un espacio inmenso, desde los parajes inmediatos al Río de la Plata hasta las bocas de las Amazonas, rodeando en todo su ámbito la frontera interior del Brasil, fueron confiados a varias comisiones, que se procuró formar de oficiales activos e inteligentes. Uno de ellos fue el señor de Azara.»  

  • Viaje a Italia

    141

    Viaje a Italia
    Viaje a Italia

    Viaje a Italia relata un viaje a través de Gran Bretaña, Bélgica, Alemania, Suiza e Italia. Leandro Fernández de Moratín se presenta como un viajero culto, conocedor de las situaciones políticas de los territorios que recorre y, además, dispuesto a entregarse a todo tipo de aventuras. Su reflexión sobre el equilibrio precario que sufría Suiza durante el siglo XVIII resulta interesante para comprender cómo se fraguó la estructura nacional y territorial de la Europa contemporánea: «Podrían en caso urgente, poner cien mil hombres en campaña; pero tendrían que dejar el arado para tomar el fusil; por consiguiente, a los tres meses de guerra ya no habría víveres; para un armamento extraordinario necesitan cargar tributos sobre el pueblo, y éste no puede contribuir a tales gastos. Toda la Suiza, en general, es muy pobre; las artes y el comercio pudieran haberla enriquecido, pero, por descuido imperdonable en los que la han gobernado hasta aquí, no se ha hecho. Ha debido su existencia por mucho tiempo a los celos recíprocos de Francia y la Casa de Austria; pero si la Francia decae, ¿quién la apoyará? En la ocasión en que yo pasé, las circunstancias eran tan críticas que cualquier partido que pudiesen tomar los suizos les debía ser necesariamente funesto […].» Cabe añadir que el viaje era entonces una práctica formativa y que la escritura de las impresiones y las culturas vividas durante el mismo empezaba a constituir un género literario.

  • Correspondencia oficial

    40

    Correspondencia oficial
    Correspondencia oficial

    Entre varios papeles que dejó Félix de Azara en poder de su compañero y amigo, don Pedro Cerviño, se hallaba el borrador autógrafo de su Correspondencia oficial inédita sobre los trabajos de demarcación: documento importante, que contiene la historia de las controversias suscitadas por los Comisarios portugueses, con varias observaciones sobre el tratado de 1777.En él se señalan los errores de los negociadores; sobre todo el de hacer pasar la línea de demarcación por dos ríos (Ygurey y Corrientes), que, o no existen, o no se hallan donde ellos los habían colocado. Solo al cabo de muchas investigaciones pudo descubrirlos el autor de esta correspondencia, el primero en el Yaguarey, o Igurey de d'Anville, y el segundo en el río Appa.

  • Apuntaciones sueltas de Inglaterra

    139

    Apuntaciones sueltas de Inglaterra
    Apuntaciones sueltas de Inglaterra

    Apuntaciones sueltas de Inglaterra. Leandro Fernández de Moratín Fragmento de la obra 1 Encontrones por las calles. Los ingleses que van deprisa, sabiendo que la línea recta es la más corta, atropellan cuanto encuentran; los que van cargados con fardos o maderos, siguen su camino, no avisan a nadie y dejan caer a cuantos hallan por delante. 2 Los que barren las calles piden dinero a los que pasan; las mujeres que venden bollitos o estampas, lo mismo; los granaderos de centinela en el palacio de San James, lo mismo. 3 He visto algunas veces los carteles de las comedias puestos sobre las piernas de vaca, en las tiendas de los carniceros. 4 En el día 5 de noviembre se celebra el aniversario de la famosa conjuración, cuando quisieron volar con pólvora el Parlamento: maldad atribuida a los papistas. Algunos días antes andan los chicos pidiendo dinero por las calles para quemar al Papa. En el día del aniversario, la gente rica se emborracha en banquetes suntuosos; las viejas van a rezar a la iglesia (donde se celebra con oficio particular el suceso); los muchachos y la gente del pueblo pasean por la ciudad varias figuras de paja, perfectamente parecidas al pelele que se mantea en Madrid el Martes gordo. Estas figuras representan, en su opinión, al Papa; entretiénense todo el día con él, le insultan, le silban, le escupen, le tiran lodo, le arrastran por las patas, le dan pinchazos, y al fin muere quemado a la noche, con grande satisfacción y regocijo público. 5 En la calle Pall Mall se ve la famosa colección de pinturas poligráficas. Pocos años ha que se halló el secreto de sacar con admirable brevedad y semejanza muchas copias de cualquiera pintura. Se formó una compañía, que ha adquirido muy buenos originales, y de éstos y de cualesquiera otros sacan las copias que se les encargan, muy parecidas y muy baratas. Se ignora el método de que se valen para ello; pero el precio a que dan las obras anuncia desde luego la facilidad con que se hace: por setecientos reales se hallan copias que nadie podría procurarse ni por dos mil. La citada colección está abierta al público, pagando cinco reales por persona: se ven en ella cuadros de mucho mérito, y al lado de los originales están las copias, para que cualquiera pueda examinarlas.

  • Descripción e historia de Paraguay

    41

    Descripción e historia de Paraguay
    Descripción e historia de Paraguay

    Bartolomé Mitre y el historiador chileno Diego Barros Arana intercambiaron apasionadas cartas acerca de Descripción e historia de Paraguay de Félix de Azara y de su posible publicación. A este efecto Bartolomé Mitre escribió: «…considerado como geógrafo, naturalista, etnólogo e historiador del Río de la Plata: es el Alejandro de Humboldt moderno de esta parte de América, que solo, sin estímulos, en medio de los desiertos, sin conocer más ciencias que las matemáticas y guiado por su genio observador, creó un sistema nuevo de clasificación zoológica, midió y describió gráficamente su territorio, estudió sus razas indígenas, revelando, por decirlo así, un mundo desconocido y siendo el precursor de los que después han continuado su tarea» Descripción e historia de Paraguay analiza además las obras de viajeros anteriores y los pone en su contexto, entre otros son citados aquí: Domingo Martínez de Irala, Alvar Núñez Cabeza de Vaca, Ulrich Schmídel y Francisco López de Gómara. Félix de Azara (1746-1821) fue un gran naturalista y geógrafo español que llevó a cabo importantes estudios sobre geografía e historia natural. Pasó cerca de veinte años en América meridional, concretamente en el área del Plata y Paraguay, describiendo con especial interés aspectos geográficos, fauna y costumbres de sus habitantes. Por iniciativa de su sobrino Agustín, se publicaron en 1847 la obra de Azara y un volumen con memorias e informes de carácter principalmente geográfico. Posteriormente se han editado otros textos inéditos suyos, en especial en la República Argentina y en Uruguay.

  • Informes de don Félix Azara, sobre varios proyectos de colonizar el Chaco

    44

    Informes de don Félix Azara, sobre varios proyectos de colonizar el Chaco
    Informes de don Félix Azara, sobre varios proyectos de colonizar el Chaco

    Félix de Azara es considerado generalmente como geógrafo y naturalista. Sin embargo, se ha hecho menos énfasis en su labor como etnógrafo sagaz. Azara recorrió el Chaco y convivió con los pueblos aborígenes de la región. Sus notas y observaciones reflejan el alcance de sus conocimientos sobre el Chaco y su comprensión sobre los hábitos y las tradiciones de sus habitantes. Informes de don Félix de Azara sobre varios proyectos de colonizar el Chaco es uno de los estudios de Azara sobre geografía e historia natural de Sudámerica. «Informes de don Félix de Azara sobre varios proyectos de colonizar el Chaco es uno de los estudios de Azara sobre geografía e historia natural de Sudámerica. Basta tender la vista al Chaco, donde han sido tan antiguos como constantes los esfuerzos que se han hecho para colonizarlo. El que lo intentó primero fue el capitán Andrés Manso, que rechazado de las fronteras del Perú por los regidores de la ciudad de la Plata, pasó el Pilcomayo con ánimo de establecerse en la margen occidental de este río; y por haber perecido a manos de los Chiriguanos, dejó a esta parte del Chaco el nombre de Llanos de Manso. Entretanto las poblaciones avanzaban por todas partes, y antes que expirase el siglo XVI, que había sido testigo de tantas hazañas, se habían fundado Santa Fe, Santiago del Estero, Esteco, San Miguel del Tucumán, Salta, Jujuy, que formaban una zona habitada desde las costas del Paraná hasta los valles de Tarija.» Pedro de Angelis

  • Diario de a bordo: Primer viaje

    110

    Diario de a bordo: Primer viaje
    Diario de a bordo: Primer viaje

    El Diario de a bordo de Cristóbal Colón —transcrito por Bartolomé de las Casas— nos descubre a un personaje fascinante y contradictorio, que pasa del entusiasmo a la desconfianza o a las especulaciones geográficas más aventuradas (la confusión, por ejemplo, de Cuba por Cipango, el nombre que los europeos daban a Japón durante el Medioevo). Sin embargo, aunque en su persona se mezclen la maravilla ante el mundo desconocido, el piadoso deseo de evangelizar a los «salvajes» y una manifiesta avidez de riquezas, Colón fue un explorador y un navegante increíblemente visionario. Ninguna aventura en la historia ha sido más crucial que la llegada de la carabela Santa María a las Américas en 1492. Este acontecimiento supuso un extraordinario ensanchamiento del mundo. Para algunos incluso el comienzo de lo que hoy llamamos globalización y el encuentro de dos mundos que se ignoraban. Pero, ¿cómo se le ocurrió a Cristóbal Colón el insensato proyecto de llegar a Oriente por Occidente? Y, sobre todo, ¿cómo consiguió convencer a los Reyes Católicos para que financiaran la aventura? ¿A pesar de la incredulidad y de las reservas de los políticos y los científicos de la época? El Diario de a bordo de Colón nos relata las vivencias de su hazaña.

  • Viaje de La Habana a New Jersey

    246

    Viaje de La Habana a New Jersey
    Viaje de La Habana a New Jersey

    En febrero de 1783, el Ministro de Indias envió desde Madrid a La Habana la orden de arrestar a Francisco de Miranda. Enterado, Miranda huyó el 1 de junio de 1783, a Estados Unidos. Ese Viaje de La Habana a New Jersey es este libro. En Estados Unidos, Miranda pasa por Charleston, Filadelfia y Boston, y trata con diversos personajes de la alta sociedad en veladas y paseos. Durante el tiempo que estuvo en Estados Unidos, Miranda conoció a George Washington en Filadelfia, al general Henry Knox y a Samuel Adams. Además, visitó el Princeton College y tuvo una impresión favorable.

  • Diario de a bordo: Segundo viaje, tercer y cuarto viaje

    111

    Diario de a bordo: Segundo viaje, tercer y cuarto viaje
    Diario de a bordo: Segundo viaje, tercer y cuarto viaje

    El Diario de a bordo de Cristóbal Colón —transcrito por Bartolomé de las Casas— nos descubre a un personaje fascinante y contradictorio, que pasa del entusiasmo a la desconfianza o a las especulaciones geográficas más aventuradas (confunde, por ejemplo, Cuba por Cipango, el nombre que los europeos daban a Japón durante el Medioevo). Sin embargo, aunque en su persona se mezclen la maravilla ante el mundo desconocido, el piadoso deseo de evangelizar a los «salvajes» y una manifiesta avidez de riquezas, Colón fue sin duda un explorador y un navegante increíblemente visionario. En su segundo viaje Colón salió de Cádiz el 25 de septiembre de 1493 con tres galeones o carracas, 14 carabelas y 1 .500 acompañantes. Llegó a las Islas Caribes el 4 de noviembre del mismo año. Descubrió la Isla de Borinquen (Puerto Rico) y el 27 noviembre llegó a La Española, donde con dolor solo encontró las ruinas del fuerte de La Navidad. Estuvo en La Española hasta el 24 de abril de 1494, dejando reconstruida una población que llamó La Isabela. Siguiendo su viaje descubrió la isla de Jamaica, el día 3 de mayo. Recorrió el sur de Cuba y llegó hasta la isla de Pinos que llamó Evangelista. Regresó enfermo a La Isabela, y mejorado, volvió a España. Esta expedición estaba muy bien equipada,  incluso  con todo  lo  necesario para el establecimiento y conquista;  llevó  caballos, vacas, ove jas, cabras,  cerdos y aves de corral; entre las semillas y plantas:  trigo,  cebada, la vid, el limón, el naranjo y  caña  de azúcar (llamada por entonces oro blanco). En su tercer viaje —en 1498— descubrió la isla de Trinidad, el río Orinoco y parte de América del Sur. También fue arrestado por el  juez, Francisco de Bobadilla, por supuestas irregularidades en su gobierno. Su cuarto y último viaje fue de mayo de 1502 a 17 de noviembre de 1504, cuando volvió enfermo a España. Visitó las pequeñas Antillas, La Española, Jamaica y Honduras.

  • La aventura del Amazonas

    89

    La aventura del Amazonas
    La aventura del Amazonas

    Bajo el título La aventura del Amazonas se publicó una antología que comprende este texto de Gaspar de Carvajal juntos a otros documentos escritos por otros conquistadores. La presente edición incluye solo la crónica de Carvajal. En Linkgua hemos publicado una antología, independiente de esta, con el título de Descubrimiento del río de las Amazonas. Esta contiene las crónicas de otros participantes en la expedición. En diciembre de 1541, el capitán Francisco de Orellana, con medio centenar de hombres y el fraile dominico Gaspar de Carvajal, abandonó el campamento de Gonzalo Pizarro para buscar alimentos. Alcanzaron la confluencia del Napo y el Trinidad, pero no encontraron provisiones. Sin poder volver atrás por la fuerza de la corriente, decidieron seguir río abajo, hasta llegar a la desembocadura del Amazonas. Orellana y sus hombres se vieron, con escasos medios físicos. Así recorriendo el gran río hoy llamado Amazonas y realizando la primera navegación completa de su curso, desde los Andes ecuatorianos hasta el mar Atlántico. El 11 de septiembre del siguiente año, 1542, se puso fin a esta odisea marítima con el desembarco, en la isla de Cubagua (Nueva Cádiz). Francisco de Orellana t ras  sobrevivir a la travesía del viaje por la Amazonia, regresó a  España  y fue acusado de traición por Gonzalo Pizarro. Gaspar de Carvajal, dejó escrita la «relación» de dicho viaje. Aquí en todo momento pone especial cuidado en dejar clara la inocencia de Orellana, restableciendo la honra y resguardando la fama de su capitán. Los datos de la expedición, registrados por fray Gaspar de Carvajal proporcionan información de gran interés etnológico. Describen - la disposición y tamaño de los poblados, - ocupación continua a lo largo de las barrancas del río, - caminos amplios que comunican el río Amazonas con la tierra firme, - tácticas de guerra, - rituales, - costumbres - y utensilios aborígenes.

  • Relación de un viaje al Río de la Plata

    132

    Relación de un viaje al Río de la Plata
    Relación de un viaje al Río de la Plata

    La Relación de un viaje al Río de la Plata es un relato del viaje de Acarette du Biscay, aparecido en Londres en 1698, y entonces se tradujo con el título de Relación de los viajes de Monsieur Ascárate du Biscay al Río de la Plata. Acarette du Biscay desembarcó en Buenos Aires entre marzo y abril de 1658. Más tarde Biscay viajó hasta Perú. Sus observaciones sobre estos países, se refieren a los habitantes, indígenas y españoles, y a las ciudades, comercio, fertilidad y riquezas.

  • Embajada a Samarcanda: Vida y hazañas del gran Tamorlán

    160

    Embajada a Samarcanda: Vida y hazañas del gran Tamorlán
    Embajada a Samarcanda: Vida y hazañas del gran Tamorlán

    Embajada a Samarcanda. Vida y hazañas del gran Tamorlán relata el viaje de Ruy González de Clavijo a Samarcanda, en 1403. Fue a esa ciudad como embajador de Enrique III, con el propósito de conseguir una alianza. Ruy partió del Puerto de Santa María, en Cádiz, estuvo en Constantinopla, Trebizonda y Teherán. Su misión era hablar con el sultán Tamerlán, un gran caudillo mongol. Los reyes cristianos de Europa y España creían que el gran sultán era el único capaz de detener el avance de los turcos en Europa. La muerte del gran Tamorlán hizo de la expedición un viaje lleno de aventuras. Gracias a Embajada a Tamorlán conocemos cómo fue la expedición comandada por Ruy González de Clavijo. Duró casi tres años, desde el 23 de mayo de 1403, día en el que partieron en una carraca desde El Puerto de Santa María, de Cádiz, hasta marzo de 1406, cuando regresaron a Sanlúcar de Barrameda, tras múltiples peripecias. En el libro queda patente la admiración que sintió Clavijo al descubrir Samarcanda. La ciudad era más grande que cualquiera de Castilla, rica, diversa y multicultural, en ella se conjugaba lo mejor de ambos mundos. Embajada a Tamorlán tiene un gran valor histórico. Es el único testimonio europeo que existe sobre la lejana corte mogol. Además contiene abundantes descripciones de los lugares por donde pasó la expedición, con especial mención a Samarcanda. Y se anticipa al viaje de Marco Polo.

  • Viaje de Boston a Portsmouth

    247

    Viaje de Boston a Portsmouth
    Viaje de Boston a Portsmouth

    Viaje de Boston a Portsmouth relata un viaje de Francisco de Miranda por los Estados Unidos… Miranda traza aquí un fresco de la sociedad americana del siglo XVIII. Con este tipo de libros se inaugura algo que casi se puede considerar un nuevo género: el viaje en sentido inverso, la visión del mundo relatada por los nativos del continente americano. En Estados Unidos, Miranda pasa por Charleston, Filadelfia y Boston, y trata con diversos personajes de la alta sociedad. Miranda conoció a George Washington en Filadelfia, al general Henry Knox y a Samuel Adams. Además, visitó el Princeton College y tuvo una impresión favorable. El 15 de diciembre de 1784, Miranda salió del puerto de Boston en el mercante Neptuno rumbo a Londres. El viaje duró unos 56 días. Llegó a Inglaterra el 10 de febrero de 1785. En la corte de Inglaterra, fue secretario del coronel William Stephens Smith, primer embajador de Estados Unidos en Londres. Miranda lo conocía de su estancia en Nueva York. Cabe añadir que el ciclo de textos de viaje de Miranda comprende además a EuropaOccidental y Rusia.

  • Viajes por Rusia e Italia

    250

    Viajes por Rusia e Italia
    Viajes por Rusia e Italia

    Viajes por Rusia e Italia relata un viaje de Francisco de Miranda por ambos países. Miranda, uno de los líderes de la historia de Venezuela, traza aquí un fresco de la sociedad rusa del siglo XVIII. Con este tipo de libros se inaugura algo que casi se puede considerar un nuevo género: el viaje en sentido inverso, la visión del mundo relatada por los nativos en el continente americano. Cabe añadir que el ciclo de textos de viaje de Miranda comprende además a Europa Occidental y Estados Unidos.

  • Viajes

    248

    Viajes
    Viajes

    Viajes de Francisco de Miranda por Europa, Rusia y Estados Unidos. Fragmento de la obra Viajes por Rusia 12 mayo 1787 Moscú. Tuve visita por la mañana del ayudante mister Besin, teniente coronel en este servicio que me significó que el marechál le prevenía que franquease cuanto yo hubiese de menester. Me hizo traer una berlina a cuatro cabos que cuesta diariamente 4 rublos. Salí a la una a hacer visitas, mas el gobernador no estaba en casa… le dejé mis cartas y un billete, pues ni yo entiendo a mis criados, ni ellos me en tienden a mí… después de otras vine a casa, me hallé serrado y me fui para comer algo en casa del Treteur francés a las tres, mas hallé que su tabla D'hote estaba ya concluida y que la compañía no era de lo más selecta… propuse el que me diesen un poco de sopa en un cuarto separado, pero no le había y me querían servir en el mismo en que estaba toda la compañía indistinta s'il vous plait mister (me decía madame) il ne me plait pas, le respondí, tomé mi coche para irme a casa a dar con un pedazo de jamón que me quedaba de mis provisiones de viaje; el cual, con un poco de leche que añadió mi criado, fue toda mi comida… Verificándose así el pasar tres días sin gustar cosa caliente, excepto el té que solía tomar cada veinticuatro horas; pues no se pudo encontrar que comer a esta hora en las hosterías (mi hospite el mayor no previo sin duda este caso, contando tal vez en que el general gobernador me convidaría a comer, más este no estaba en casa cuando yo llamé). A las cinco p. m. tomé otra vez mi coche y continué mis visitas dejando las cartas (según la nota adjunta) y un billete con ánimo de ir a la comedia a las seis, mas se me hizo tarde y no pude concluir hasta las ocho dadas. ¡O qué extensiva ciudad es esta! pues los jardines, parques y vacíos que en el medio se encuentran son muchísimos. Sin embargo, hay un gran número de muy buenos edificios y palacios construidos en el gusto italiano, francés, inglés, holandés &c y aún en un gusto peculiar, que se conforma muy poco, con el griego y romano. A las nueve volví a casa fatigado, tomé té, leí un poco, &…

  • Viaje alrededor del mundo

    210

    Viaje alrededor del mundo
    Viaje alrededor del mundo